+1 809-565-3015 info@ccitprd.com
Enrique De Mora

Emociones, Felicidad y Resultados, “Las Claves para Gestionar la Empresa del Futuro”

El pasado martes 7 de febrero, la Cámara Domínico Portuguesa organizó una conferencia que tuvo como ponente al escritor, conferencista y consultor en Management el Sr. Enrique de Mora. La actividad se llevo a cabo en CavaAlta y contó con la participación de empresarios de la República Dominicana y socios de la Cámara. Contamos con la participación de Thania Gómez en representación de Proxies Leyes y Negocios, Salvador da Cunha de Affinity Marketing International, Ney Deschamps de Sixt Rent a Car, María Then de WSI Create, Katherine Socias de Acerh Dominicana, Rafael Estrella de Grupo Peralmar, Milagros Escarramán de Imagen de Negocios Escarramán y Jesús Martín de El Mercantil, patrocinadores del evento.

Las Emociones y los Resultados

Las emociones están de moda, así comenzó esta charla, son nuestra energía para la acción (o para la inacción). Hay seis emociones básicas: miedo, ira, tristeza, sorpresa, alegría y asco. Curiosamente, hay cuatro emociones negativas (miedo, ira, tristeza y asco), una neutra (sorpresa, puede ser positiva o negativa y ¡sólo una 100% positiva! (alegría). Gestionar bien las emociones negativas nos ayuda a crecer.

Solemos aprender más de las situaciones que nos complican la existencia. Las emociones son como los músculos. Debemos ejercitarlas. Por ejemplo, invitando a comer a nuestro peor enemigo en la empresa o agarrando el toro por los cuernos con el más díscolo de nuestros colaboradores. Al entrenar las emociones, nos volvemos más fuertes y elásticos emocionalmente. La vida es como el póker: no gana aquel al que le tocan mejores cartas, sino quién sabe jugarlas mejor. Si practicamos emocionalmente, estaremos más preparados para nuevos retos.

Las emociones se contagian en el seno de las organizaciones (en positivo o en negativo). La responsabilidad de los directivos es crear las condiciones para un ambiente de trabajo motivador que insufle energía y emociones positivas en la organización. Así, los empleados inteligentes emocionalmente sabrán auto-motivarse e ilusionarse y, por tanto, generarán una dinámica muy positiva: su ilusión aportará valor a la empresa no sólo por su “efecto contagio”, sino porque también generará ideas para nuevos productos o métodos, facilitará y fluidificará la relación con los clientes, atraerá nuevas incorporaciones de talento, etc. Cuando todo eso suceda, el impacto en los resultados de la empresa será claramente positivo: en las ventas, en el beneficio, en la creación de marca, en el prestigio.

Sobre “Seduce y Venderás”

Nos dio un abreboca de su nuevo libro Seduce y Venderás, un libro que cuenta la historia de amor, escrita a cuatro manos y utilizan la fuerza de todos los sentimientos que se ponen en marcha cuando nos enamoramos para contarnos porque el amor humano y el empresarial se parecen tanto. En ambos intervienen las emociones como herramienta de seducción y, además, en las ventas y en la fidelidad a un producto o a una marca, su cerebro genera los mismos neurotransmisores, hormonas y componentes químicos que cuando se enamoran y son correspondidos. “Si quieren convertirse, ustedes mismos o los productos que venden, en una marca amada, este libro conseguirá enseñarles el camino”.

Conversatorio Las Claves Para Gestionar La Empresa Del Futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *